El envejecimiento de la población obligará a la empresas a confiar más en los mayores de 40 años