Las socimis se desploman y las promotoras aumentan su valor

Por Igor Begonte