Los grandes patrimonios y sus consecuencias por el coronavirus

Todas las clases sociales se han visto afectadas por la llegada del coronavirus, sin excepción alguna, como es el caso de los grades patrimonios, que se han visto perjudicados por la caída de los mercados desde el mes de marzo.

Por ello, han tenido que empezar a tomar medidas con posiciones estratégicas para protegerse del riesgo y así poder remontar el año, a pesar del hundimiento de los índices en el peor momento de la pandemia.

Las empresas estadounidenses Oliver Wyman y Morgan Stanley, han realizado un informe para dar cifras sobre el golpe que sufren los grandes patrimonios ante esta crisis. Para ello, ambas compañías han propuesto tres escenarios diferentes como son la base, rebote acelerado y recesión sostenida:

  • En la base, estiman que la riqueza de estas fortunas caerá un 4%, lo que supone 3,1 billones de dólares a lo largo de este mismo año.
  • En el segundo escenario, rebote acelerado, se registra un aumento del 1%.
  • En la recesión sostenida, su desplome será del 10%.

Por lo tanto, estos valores contrastan con el estimado a principios del año que era un crecimiento del 6% (antes del covid-19), tras varios años con altas tasas de rentabilidad por el alza continuado de los mercados.

Uno de los mejores ejemplos para explicar está evolución de los mercados es el Ibex 35 (a pesar de las grandes diferencias entre Europa y EEUU) que desde enero a julio ha perdido un 23,2% de su cotización, llegando a casi todos los grandes valores, aunque poco a poco empieza a verse un cierto rebote en algunos de ellos.

Cabe destacar, que durante los meses de febrero y marzo se vivió la peor parte de la pandemia cayendo en picado las principales Bolsas mundiales y tanto pequeños como grandes inversores se vieron afectados por las pérdidas. Ante esta situación, cada vez más ahorradores se acercan para pedir asesoramiento especializado.

Del mismo modo, no todos fueron perjudicados de igual modo ni actuaron igual, puesto que los clientes más conservadores estuvieron menos expuestos a las caídas y se recuperan lentamente. Los más arriesgados se acercan a “empatar” e incluso hay carteras de inversión positivas, de los inversores que entraron en marzo (en pleno desplome) con un 20-30% de beneficios. Con esto se quiere indicar que a pesar de que durante los primeros meses de la pandemia había más reticencias a tomar posiciones en el mercado, ahora el movimiento es notable y así los inversores que aguantaron la caída al inicio del coronavirus pueden cerrar su ejercicio con rentabilidad, aunque sea plana.

Además, muchos de los grandes inversores ven la situación que se está viviendo, como una oportunidad de inversión, pero no pensando solo en España, sino a nivel mundial. En nuestro país, los clientes muestran preocupación por el impacto de la crisis y sus principales dudas están en la evolución económica de España, ya que la recuperación aquí, puede ser más lenta que en otros países miembros de la Unión Europea.

En este sentido, los grandes patrimonios están revisando si es viable seguir o no invirtiendo en determinados sectores, ya que las nuevas oportunidades parecen estar en las tecnologías 5G, la inteligencia artificial, el sector sanitario, la digitalización y en la desglobalización o relocalización (como motivo de la ruptura de las cadenas de valor y suministro globales).

Desde LABE te ofrecemos un servicio de asesoramientos con expertos en el funcionamiento y gestión de grandes patrimonios, con el objetivo de que su patrimonio se vea lo menos perjudicado posible por la crisis económica que estamos viviendo y además, le ayudamos a que sus inversiones se traduzcan en beneficios y en una pronta recuperación.

También te puede interesar:

Suscríbete a nuestro boletín

Si quieres estar al tanto de las novedades en materia laboral, fiscal, contable y legal.

EN ES